Leche de camello en Uzbekistán

 

“Me enamoré de los camellos porque mi padre se recuperó de la leche”: un viaje a una granja de camellos en las estepas del centro de Fergana

La costumbre de criar animales se formó en nuestro pueblo desde la antigüedad, y se hace con amor y cuidado. No hay una sola casa en los pueblos donde no haya ganado. Al menos están criando gallinas. El cuidado de los animales es una fuente adicional de ingresos para la familia.

Esta vez nuestra historia será sobre las actividades agrícolas de Asrorzhon Khikmatov, quien se ha dedicado a pastorear camellos durante varios años en las estepas del centro de Fergana en el distrito de Rishtan de la región de Fergana.

Visitamos la finca para familiarizarnos con las peculiaridades de la cría de camellos, con el trabajo diario de los trabajadores agrícolas.

Hemos aprendido que los camellos se ordeñan 3 veces al día: al amanecer, al mediodía y al atardecer. Teníamos muchas ganas de ver el proceso de ordeño matutino, así que partimos hacia Rishtan tan pronto como amaneció.

Los trabajadores agrícolas nos saludaron calurosamente y nos llevaron a los camellos. Tuvimos que viajar una distancia considerable desde la vivienda de los trabajadores hasta el establo de camellos.

Los trabajadores agrícolas lavaron cuidadosamente la ubre del camello y comenzaron a ordeñar por ambos lados. En ese momento, los camellos también comían leche.

“Hace varios años, mi padre se enfermó, estuvo postrado en cama durante mucho tiempo. Siguiendo el consejo de la gente, comencé a darle leche de camello y se recuperó. Luego me enamoré de los camellos. El padre todavía bebe esta leche. Abu Ali ibn Sina en su libro “Los cánones de la medicina” se detuvo en las propiedades curativas de la leche de camello, que contiene tres veces más vitaminas que la leche de vaca. Las palabras de Avicena resultaron ser ciertas. Estaba convencido de que la leche de camello curaba muchas enfermedades con el ejemplo de mi padre ”, explica Asrorjon Hikmatov, presidente de la granja Roshidon nasldor tuyalari.

No tuvimos tiempo de mirar atrás cuando los trabajadores ordeñaron 4 camellos y los llevaron a pastos interminables. A los camellos se les dio heno. Seguimos a los camellos caminando lentamente hacia los matorrales de espinas de camellos …

“En 2013, traje el primer camello de la región de Kungrad a Karakalpakstán. Me gustan más los camellos que otros animales. No puedo imaginar mi vida sin ellos. Desde 2013, estoy con ellos, día y noche. En total, tengo 31 cabezas, incluidas 27 mujeres y 4 hombres ”, dijo Asrorzhon Hikmatov.

Según los trabajadores, el día antes de nuestra llegada, un camello llamado Komila tenía un camello bebé. Curiosamente, cada camello tiene su propio nombre y responden a él.

“La gente viene a nosotros en busca de leche curativa de las regiones, de Kirguistán, Tayikistán, a veces de Rusia. Traen pacientes con diabetes mellitus y enfermedad hepática. Básicamente, la leche de camello limpia la sangre. Planeamos llegar a un acuerdo con Turkmenistán y aumentar el número de camellos en el futuro a 100. Un litro de leche de camello cuesta ahora 35.000 soums. Básicamente, se compra con fines medicinales. Damos leche gratis a pacientes críticamente enfermos que la necesitan ”, explica el presidente de la granja.

Como en todo campo, también tiene sus propias características. Durante el día que pasamos en la granja, nos convencimos de que la cría de camellos es muy interesante.

“De hecho, un camello puede dar hasta 10 litros de leche al día. Pero nuestros camellos dan 2 litros cada uno. Porque no les damos comida extra. Los camellos se alimentan de las espinas de los camellos en el pasto. Si se alimentan más, tendrán más leche, pero se perderán sus propiedades curativas. A diferencia de otros animales, los camellos son muy inteligentes. Pero necesitan comida, como cinco vacas. Básicamente, son insaciables ”, sonríe Asrorjon Hikmatov.

Según él, los camellos no solo dan leche, sino también lana, que es muy apreciada: “1 kg de lana de camello cuesta 50 dólares. Hacen almohadas, mantas, ropa con ellos. En el futuro, tenemos la intención de comenzar a exportar lana. “

Asrorjon Hikmatov nos dijo que si un camello da a luz a un camello blanco, entonces son unas verdaderas vacaciones, porque los camellos blancos se consideran únicos y nacen muy raramente.

“También tengo un camello blanco. Estos camellos son muy caros. Es muy valioso para mí, así que no lo vendí ni por 50 mil dólares.

Todo viene de Dios. Tengo 9 trabajadores, les pago sus salarios, mantengo a 9 familias ”, dijo.

Así que nuestro día en la granja de camellos terminó, es hora de volver. Le deseamos al granjero éxito en su trabajo, y que su amor por los animales no se desvanezca …

Sarvar Ziyaev, corresponsal de Kun.uz, ​​
operador – Jahongir Aliboev

traducción: Anastasia Tkacheva,
Diane Sultanova

Fuente: kun.uz