Leche de camello, el nuevo superalimento en los Estados Unidos

Se dice que la leche de camello contiene 5 veces más vitamina C y 10 veces más hierro que la leche de vaca.

La leche de camello es cada vez más apreciada en Estados Unidos por su abundancia de vitaminas, proteínas y minerales.

La gente de África, Oriente Medio y Asia ha dependido de los camellos para obtener leche durante siglos. Y ahora en los Estados Unidos, a medida que la leche comienza a extenderse, la demanda supera la oferta.

Todavía en busca de una solución rápida para la salud, algunos consumidores estadounidenses están recurriendo a la leche de camello para mejorar su salud. Algunos incluso llegan a presentarlo como el nuevo “superalimento” o “la nueva tendencia”.

La popularidad de este producto se puede atribuir a sus beneficios para la salud. Además, porque no contiene determinadas proteínas que provocan alergias a la leche. Por lo tanto, las personas que no pueden beber leche de vaca pueden consumir leche de camello sin tener problemas digestivos.

Según la Asociación Australiana de la Industria del Camello , la leche de camello contiene cinco veces más vitamina C y diez veces más hierro que la leche de vaca.

En un estudio sobre la composición química y la calidad nutricional de la leche de camello, los investigadores encontraron que el sodio, potasio, zinc, hierro, cobre, manganeso, niacina y vitamina C eran más altos que en la leche de vaca. La vitamina Bt12, el ácido pantoténico, la vitamina A, la lisina y el triptófano fueron relativamente más bajos que los de la leche de vaca.

Un informe sobre FoodSafetyHelpline indica que la leche de camello es baja en grasas pero tiene un alto porcentaje de ácidos grasos insaturados. Además, los componentes como las inmunoglobulinas de cadena larga se encuentran en la leche, lo que algunas personas dicen que ayuda a estimular la inmunidad en quienes beben.

Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los camellos producen leche nutritiva para el consumo humano. Sin embargo, los datos de la FAO no muestran una diferencia entre la leche de camello y la leche de vaca cuando se trata de declaraciones de beneficios para la salud.

Fuente: agrimaroc.ma