Las virtudes de la leche de camello

Las virtudes de la leche de camello

Si bien el camello ha sido un animal explotado por los pueblos nómadas durante milenios por su excepcional resistencia a las condiciones climáticas en el desierto, su uso de leche de camello es menos conocido. Sin embargo, ¡sus virtudes para la salud son numerosas!

1) Un alimento interesante para diabéticos

Un estudio en India ha demostrado que la leche de camello está compuesta de una proteína específica que es similar a la insulina. Esta proteína interviene en la regulación del nivel de glucosa presente en la sangre de las personas que padecen diabetes y que consumen regularmente leche de camello.

Más rica que la leche de vaca, la leche de camello puede ser eficaz para mejorar la salud de personas con diabetes , aquellas que padecen un sistema inmunológico débil o incluso problemas cardiovasculares . La leche de camello sería la más cercana a la leche materna en su composición. De hecho, satisfaría las necesidades nutricionales humanas.

En la sociedad nómada, la leche de camello se usa para tratar a los niños desnutridos.

2) Leche de camello: un aliado del sistema inmunológico

Las proteínas de la leche de camello también pueden combatir las invasiones microbianas en el cuerpo. Como resultado, apoya al sistema inmunológico solicitando las inmunoglobinas presentes en su composición para neutralizar los gérmenes malos.

La investigación científica ha demostrado que esta leche puede ayudar a las personas que padecen las llamadas enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple .

3) Un alimento rico en hierro

La leche de camello contiene 10 veces más hierro que la leche de vaca en las mismas proporciones.

Es por ello que asegura una mejor oxigenación de la sangre, permitiendo que la circulación sanguínea fluya de forma natural y proporcionando una mejor resistencia inmunológica a las personas que padecen anemia.

4) Leche de camello contra alergias e intolerancia a la lactosa

Las personas alérgicas y / o intolerantes a la lactosa también encontrarán su felicidad en la leche de camello ya que es hipoalergénica y, por tanto, eficaz para reducir su sensibilidad.

5) Un alimento preventivo para las enfermedades cardíacas

En la composición de la leche de camello, también hay ácidos grasos complejos que mejoran el nivel de colesterol bueno (LDL) en el cuerpo al tiempo que reducen la presencia de colesterol malo (HDL).

Beber leche de camello ayudaría a prevenir el riesgo de accidente cerebrovascular, presión arterial alta y enfermedades cardíacas.

6) Un alimento que favorece la digestión

Las personas con intestinos frágiles o que tienen dificultades para digerir pueden optar por la leche de camello, ya que es muy rica en probióticos, que son esenciales para una digestión saludable.

Una producción que promociona sus beneficios

Criado en su entorno natural, el camello se alimenta principalmente de las plantas que encuentra en su camino, dando una calidad particular a su leche. Contiene nutrientes que no se encuentran en la leche de otros animales como vacas o cabras. Por tanto, aporta más nutrientes a nuestros huesos y órganos.

La leche de camello se puede consumir en forma de polvo, esto no altera sus virtudes y sus cualidades nutricionales. Transformado en polvo, su transporte y almacenamiento son más prácticos y nos permiten consumirlo con regularidad a pesar de su rareza.

¡No dudes en conocer más sobre los beneficios de la leche de camello y en dejar un comentario si ya lo has probado!

Beneficios de la leche de camello

Leche de camello y sus beneficios

Muchos de mis pacientes encuentran que la leche de vaca es difícil de digerir debido a la intolerancia a la lactosa, lo que puede provocar sensibilidad durante las comidas y descontento del intestino delgado. Esto se debe a que carecen de grandes cantidades de la enzima lactasa para procesar el azúcar predominante en la leche de vaca, la lactosa.

Esta intolerancia a la leche provoca hinchazón y diarrea porque la microbiota intestinal hace que fermente el azúcar lactosa. Si bien las cifras reales pueden variar, el Grupo Mundial de Alergias estima que la alergia a la leche de vaca podría afectar hasta al 5% de las personas, y los niños tienen más probabilidades de responder que los adultos.

Sin embargo, muchas personas disfrutan consumiendo leche, ya sea en batidos, en las comidas o como bebida. Desafortunadamente, las personas que reaccionan a la leche de vaca también pueden tener reacciones a la leche de cabra y oveja.
Una de las últimas investigaciones ha estudiado la reacción de 500 personas a varios tipos de leche, de mamíferos o no lácteos. Curiosamente, ¡algunas personas incluso han reaccionado a leches tradicionalmente no reactivas como la de almendras, soja y coco!

Entonces, ¿qué queda, preguntas? ¡La respuesta puede sorprenderte tanto como a mí!
En la misma encuesta, los investigadores proporcionaron la información: la leche de camello, ¿cuál fue la segunda leche menos reactiva después de la leche materna?

Durante cientos de años, la leche de camello se ha utilizado en partes de África, Asia y la antigua Unión Soviética. A pesar de que a lo largo de su historia careció de validez científica, muchos han jurado por los beneficios terapéuticos de la leche de camello.

Ahora mismo tenemos esta validación científica. Una gran cantidad de investigación demuestra lo que la gente sabía intuitivamente en el pasado: la leche de camello ofrece muchos beneficios para la salud además de ser una rica fuente de nutrientes y antioxidantes.
La leche de camello es más nutritiva que la leche de vaca, oveja y otros animales, porque incorpora pequeñas cantidades de lactosa, azúcar de la leche, con un mayor contenido de grasa. Además, es más fácil de digerir porque, a diferencia de la mayoría de los productos lácteos convencionales que incorporan la proteína caseína A1 difícil de digerir, la leche de camello se compone de caseína A2, que su cuerpo puede degradar más fácilmente.
Nutricionalmente, la leche de camello contiene concentraciones sustanciales de potasio, magnesio, cobre, sodio, zinc, hierro, vitaminas B y vitamina C. Todas las proteínas de la leche de camello también son superiores a diferentes fuentes.
Estas vitaminas ayudan a combatir la inflamación crónica y el estrés oxidativo inducido por los radicales libres. Como ya sabrá al estudiar mis otros blogs sobre inflamación, cada una de estas circunstancias juega un papel clave en la mayoría de las dolencias, así como en los problemas digestivos.
La mayoría de los beneficios de la leche de camello provienen de proteínas, llamadas inmunoglobulinas, que juegan un papel clave en el bienestar inmunológico (como sugiere su identidad).
Debido a su estructura especial, muchas inmunoglobulinas de camellos lactantes están disponibles en la leche. Los investigadores han descubierto que estas inmunoglobulinas son terapéuticas para una serie de enfermedades, así como para la mayoría de los cánceres, una serie de esclerosis y la enfermedad de Alzheimer.